La princesa y la nube

Érase una vez, en una época tornadiza y cambiante en un Reino no muy lejano, había una princesa. Esta princesa, a pesar de estar dotada de gracia y belleza y tener buenos y fieles amigos, vivir rodeada de su familia y tener una vida, en definitiva, perfecta, no era feliz. Desde su nacimiento estaba aquejada de una maldición que consistía en que una oscura nube de tormenta la acompañase todo el tiempo, bien estuviese al aire libre, bien estuviese dentro de su palacio rodeada de acompañantes, bien estuviese ocupada u ociosa. Tal tempestuosa escolta provocaba que estuviese atribulada todo el tiempo, haciendo que experimentase la vida y cada sucesión de eventos, cambios y decisiones a través de un velo gris, lo cual la asustaba y la confundía, agriándole el carácter y haciendo que a duras penas sonriese. Se encontraba siempre frustrada, angustiada, o en el mejor de los casos meditabunda, encerrada en las pesadillas que la nube le provocaba, haciendo de ella un pálido reflejo de lo que podía llegar a ser. La nube de tormenta se alimentaba del dolor de la princesa, y hacía que el Reino estuviese permanentemente sumido en tinieblas, triste y oscuro en un eterno invierno.

Sus padres, los Reyes, buscaron a lo largo y ancho del Reino una solución al mal que aquejaba a la princesa, y finalmente hallaron un hechicero que le dio una poción de la cual debía verter tres gotas en el té de la noche, seis si la nube descargaba lluvia, y así la tormenta remitiría y la dolencia estaría más controlada. Efectivamente, cuando la princesa se tomaba el remedio la nube remitía un tanto, y era un poco menos oscura, pero seguía pendiendo sobre su cabeza. La princesa y los reyes trataron de que la tisana fuese más efectiva, e incrementaron la dosis por su cuenta, pero entonces la princesa se sentía mareada y abstraída de la realidad, como si se encontrase dentro de una redoma de cristal. Así pues, mantuvieron las instrucciones recomendadas por el hechicero, y su situación mejoró un poco. Cuando se tomaba la poción y la nube se empequeñecía, la princesa sentía como si el peso que atenazaba su corazón también se hiciese más liviano. En esos días casi pudo ser feliz, sonreía más a menudo y tenía la mente más despejada y las ideas ágiles. Con el tiempo encontró una ocupación que la satisfacía y se instruyó en las artes de la alquimia, ampliando los horizontes del conocimiento y volviéndose sabia y juiciosa.  Un tiempo después, conoció a un joven príncipe de un país vecino que conseguía que la mayoría de las veces la nube fuese aún más pequeña y transparente, y se casaron. Y podría haberse dicho que la maldición ya no tenía tanta importancia, pero éste sería entonces un cuento muy corto.

La princesa era más feliz, pero no del todo. La nube, aunque pequeña, seguía existiendo y recordándole a cada momento que no había logrado su principal objetivo: deshacerse de ella por completo. Además, no estaba cómoda con la idea de depender de la poción para siempre, preguntándose en ocasiones quién y cómo era ella realmente, la persona que el bebedizo hacía que fuera o la otra, más infeliz pero auténtica. Cuando se embarcaba en tales pensamientos la nube volvía a hacerse tormentosa y oscura y de nuevo el peso de su corazón se hacía insoportable.

La princesa a pesar de ser princesa, no era perezosa, y se propuso terminar con su dolencia fuera como fuese, y creía que, hallando el modo de atacarla y deshacerla para siempre en el aire, haría que todo estuviese bien y al fin podría Cumplir su Destino. Finalmente, un buen día, se despidió de todos sus seres queridos y partió en un largo viaje decidida a encontrar una cura permanente a su dolencia. Nada de medias tintas ni remedios imperfectos. En el camino por supuesto encontró obstáculos, y se enfrentaba a cada uno de ellos con el ceño fruncido y el corazón en un puño, siempre preocupada por si fallaba, por si no daba la talla, por si no era lo suficientemente válida para la tarea que se había impuesto. Por si las adversidades finalmente podían más que ella. Culpaba a la nube y continuaba avanzando, paso a paso, enfadada con la misma empresa que creía que podía ayudarla pero que tantos quebraderos de cabeza le estaba ocasionando, creyendo que una vez llegase a la siguiente aldea, escalase la siguiente cordillera, alcanzase el punto más alto del siguiente Reino todo estaría mejor y el camino sería más llevadero. Pero irremediablemente se encontraba igual o peor con las nuevas dificultades que le iban surgiendo en su peregrinaje.

Sucedió entonces que, en un quiebro del camino, encontró a una anciana sentada en una nudosa rama de un gran roble, tejiendo. La anciana sin levantar la mirada de su labor dijo:

  • Buenos días Bella, ¿a dónde vas a estas horas, audaz viajera?
  • Voy más allá de las colinas y los Reinos, en busca de un remedio que destruya esta nube que me acompaña de noche y de día, en el amanecer y en el atardecer, para así al fin poder Cumplir con mi Destino.
  •  No es tarea pequeña la que te has impuesto, ni tampoco la carga liviana. La solución a tu mal es muy simple: encontrar el amor verdadero.
  • Agradezco tus amables palabras y consejos, sabia anciana, pero no es un hombre lo que necesito, ya conozco al amor verdadero.

Y tras estas palabras prosiguió su camino. Atravesó una, dos, tres colinas más, deteniéndose tan sólo para comer alguna fruta, beber de algún arroyo y dormir en el hueco de algún árbol.

Sucedió entonces que, tras una vieja granja encontró a una anciana sentada en una gran roca al borde del camino, tejiendo. La anciana sin levantar la mirada de su labor dijo:

  • Buenas tardes Bella, ¿a dónde vas a estas horas, audaz viajera?
  • Voy más allá de las montañas y los Dominios, en busca de un remedio que destruya esta nube que me acompaña de noche y de día, en el amanecer y en el atardecer, para así al fin poder Cumplir con mi Destino.
  • No es tarea pequeña la que te has impuesto, ni tampoco la carga liviana. La solución a tu mal es muy simple: encontrar el amor verdadero.
  • Agradezco tus amables palabras y consejos, sabia anciana, pero no es un hombre lo que necesito, ya conozco al amor verdadero.

Y tras estas palabras reanudó su camino. Atravesó una, dos, tres villas más, deteniéndose tan sólo para comer en alguna fonda, beber en alguna taberna y dormir en alguna posada.

Sucedió entonces que, tras atravesar un oscuro bosque encontró a una anciana sentada a la puerta de su cabaña, en las lindes de la foresta.

  • Buenas noches Bella, ¿a dónde vas a estas horas, audaz viajera?
  • Voy más allá de los mares y las Comarcas, en busca de un remedio que destruya esta nube que me acompaña de noche y de día, en el amanecer y en el atardecer, para así al fin poder Cumplir con mi Destino.
  • No es tarea pequeña la que te has impuesto, ni tampoco la carga liviana. La solución a tu mal es muy simple: encontrar el amor verdadero.
  •  Agradezco tus amables palabras y consejos, sabia anciana, pero no es un hombre lo que necesito, ya conozco al amor verdadero.

Y tras estas palabras continuó su camino. Atravesó uno, dos, tres bosques más, deteniéndose para preguntar a alguna mujer, algún hombre o algún niño si sabía dónde podía encontrar a alguien que la ayudase en su empresa.

Pero no tuvo suerte, y tras tres meses viajando finalmente admitió su derrota y volvió a su hogar, en el Reino de sus padres, para tratar de vivir lo mejor posible tomándose la poción sanadora. Y reanudó su vida con la nube siempre pendiente sobre su cabeza. No obstante, no olvidó las palabras de las ancianas que había encontrado en su camino, pero no les encontró el mayor sentido.

Sucedió entonces que el Reino fue atacado por un gran dragón escupefuego que en cuestión de poco tiempo calcinó todo lo que encontró a su paso, arrasando valles, aldeas, granjas y ciudades. Nadie podía hacerle frente, volando raudo y letal sobre sus víctimas e incinerando todo con su aliento de fuego desde las alturas. Sus Majestades los Reyes estaban desesperados, puesto que ni los mejores arqueros del reino podían acertar a perforar con una flecha su armadura de escamas.

Entonces la princesa dejó la seguridad del palacio, ante la consternación de todos, pues en su interior sabía que ella podía hacer algo, y bajó a las calles donde la gente corría despavorida huyendo de las llamas y de la terrorífica bestia. La princesa miró con odio a la criatura, horripilante y aterradora. Pero se sobrepuso al espanto y dirigió la vista a la nube, que en ese momento era tan enorme como el dragón, negra, girando sobre sí misma como un terrorífico tifón y generando relámpagos.

Ilustración de Luis Royo

Y supo cómo vencer a la bestia. Se acercó todo lo que pudo a donde estaba el dragón haciendo estragos y entonces deseó con todas sus fuerzas que la nube se le echara encima. Y para sorpresa de todos, la nube hizo exactamente eso, y envolvió al desprevenido dragón que no pudo salir de ella, pues era toda oscuridad y frío con millones de cristales de hielo que lo paralizaron. Y entonces la nube descargó toda su tormenta sobre la criatura y ésta se desplomó, muerta, en mitad de la ciudad.

Los aldeanos vitorearon a la princesa, que no terminaba de creer lo que acababa de pasar. Tan asombrados estaban todos de que por fin se habían podido librar del dragón que nadie se dio cuenta de que la nube había desaparecido por completo.

Hasta que la princesa, con una gran sonrisa, vio que detrás de ella se habían materializado como por arte de magia las tres ancianas con las que se había topado en su viaje.

  • No lo entiendo, sabias ancianas, me dijisteis que la solución para que la nube desapareciese era encontrar al amor verdadero.
  • Y lo has encontrado Bella – dijeron a coro las ancianas.
  • ¿Cuándo? ¿Habláis de mi esposo?
  •  No Bella, el amor verdadero lo has encontrado cuando te has aceptado como eres y lo has utilizado en tu provecho para superar un gran obstáculo. Nunca olvides lo excepcional que eres, y lograrás grandes cosas, escribiendo tu propio Destino.

Y las ancianas desaparecieron, junto con el cuerpo del dragón.

Así pues, a partir de entonces la princesa vivió feliz y dichosa el resto de sus días, con un gran horizonte límpido frente a ella y su Reino. Cuando le llegó la hora de reinar, fue una soberana justa que procuró que todos sus súbditos fuesen felices. Y protegió siempre al Reino convocando a la nube cuando llegaba un enemigo a sus puertas, o cuando las cosechas necesitaban lluvias.

Y nunca más volvió a temer ningún obstáculo o problema, porque, francamente, después de vencer a un dragón, podría ser capaz de cualquier cosa.

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑